¿Salario Mínimo o Salario Suficiente?

In Salarios

ANIMAL POLITICO

El trabajo no debería ser fuente de pobreza. Quien trabaja no debe ser pobre. Sin embargo, eso es precisamente lo que sucede en el país.

El salario mínimo legal apareció por primera vez en México con la promulgación de la Constitución de 1917. En aquel momento México era uno de los pocos países en todo el mundo que incorporaban este concepto de avanzada: Nueva Zelanda en 1894, Australia en 1896 y el Reino Unido en 1910. Después siguió México. Desde entonces, el salario mínimo se definió en el artículo 123 de nuestra Constitución como aquel que debía ser suficiente para sostener dignamente (en el orden material, social y cultural) a un trabajador y su familia. Nada más, pero nada menos.

En México, sin embargo, la pobreza se da por decreto. Quienes perciben el salario mínimo legal están condenados a vivir en la pobreza. La señal que se manda con este hecho es brutal: el trabajo no es la vía para aspirar a una vida mejor. Se puede trabajar honradamente y seguir siendo pobre. En México el salario mínimo es un factor de pobreza para quien trabaja.

Para empezar, existe una profunda contradicción entre dos instituciones del Estado mexicano. Por un lado, mes con mes el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) órgano responsable de la medición de la pobreza, señala el umbral inferior, indispensable e infranqueable de supervivencia para una persona, que equivale al costo de la canasta básica (alimentaria y no alimentaria).

Sin embargo, por otro lado, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI), otro órgano del Estado mexicano, ha determinado sistemáticamente un monto para el salario mínimo que no alcanza ni siquiera para cubrir las necesidades más básicas contempladas en la línea de bienestar, y que, en la práctica, condena a l@s trabajadr@sque lo reciben y a sus familias a vivir en pobreza.

Hoy esa brecha entre el salario mínimo y la línea de bienestar es de 11.28 pesos al día (301.52 pesos al mes). Quien gana el salario mínimo no puede comprar los productos de la canasta básica porque le faltan 11.28 pesos cada día. Es  decir, el salario mínimo legal en México no alcanza ni siquiera para cubrir las necesidades más básicas, del orden material, de una persona, mucho menos las de una familia.

En los países desarrollados caen en pobreza quienes están desempleados. Los shockseconómicos, los despidos o las enfermedades que incapacitan para el trabajo son el principal factor de empobrecimiento en esos contextos. No es así en nuestro país. En México se trata de un problema crónico y estructural.

El monto tan bajo del salario mínimo legal en México funciona, en la práctica, como un “efecto faro inverso” es decir, un freno de mano para la economía que jala al resto de los salarios a la baja. Un empresario puede estar tranquilo si paga a sus trabajadores más que el monto del salario mínimo, incluso el doble, y considera que su trabajador está bien retribuído. Sin embargo, ese salario no alcanza para mantener a una familia de tres personas por encima de la línea de pobreza.

Fijar el salario mínimo por debajo de la línea de bienestar es deficiente en lo jurídico, irresponsable en lo político y profundamente insensible en lo social. La política pública salarial no puede seguir decretando la pobreza de millones de personas que trabajan honrada y dignamente.

Si nuestra economía, la número 15 a nivel mundial, es incapaz de garantizar salarios dignos que permitan un nivel mínimo de bienestar, algo estamos haciendo muy mal. No hay ningún pretexto ni justificación para mantener el salario mínimo por debajo de la línea de bienestar y condenar a millones de personas a vivir en la pobreza.

Por eso, desde Acción Ciudadana Frente a la Pobreza presentamos una queja a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a fin de que revise el caso de Luz, una mujer valiente que decidió demandar al Estado mexicano porque el salario mínimo que ganaba no le era suficiente para subsistir. Agotados los recursos judiciales en México, pedimos a la CIDH atender el caso, porque el salario mínimo fijado por la CONASAMI no cumple con lo previsto en la Constitución y constituye una violación de derechos humanos, conforme a los tratados internacionales suscritos por México.

También, en una acción paralela, en los próximos días presentaremos un Informe Alternativo ante el Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales de la ONU. en relación con la revisión que realiza anualmente y que incluye entre uno de sus puntos (el 11) la “garantía de que el salario mínimo sea suficiente para la vida digna de las personas que trabajan y sus familias”. Este Comité especializado, con sede en Ginebra, Suiza vigila el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC), por parte de los Estados -que como México- lo han suscrito.

El trabajo bien remunerado es la piedra angular de una política de crecimiento económico incluyente y de cualquier estrategia seria frente a la pobreza. Es obvio, pero en un contexto electoral como en el que estamos hay que decirlo: no hay programa social que sustituya al trabajo como fuente de ingreso para hacer frente a la pobreza.

En México el salario mínimo representa una contradicción flagrante a la Constitución y es una violación a los derechos humanos. Ajustar el salario mínimo a la línea de bienestar es tan sólo un primer paso y mandaría la señal que quien trabaja no debe ser pobre.

 

Te sugerimos...

Mi problema es con AMLO, no con Nestora o Gómez Urrutia: Meade

Nuestro problema es con quien quiere hacer a Nestora y a Napoleón senadores, es decir, Andrés Manuel López Obrador, aclaró tras afirmar que Salgado García violentó a su comunidad y Gómez Urrutia le robó a los mineros.

Read More...

Quiere AMLO ‘mexicanizar’ exportaciones

Uno de los puntos de la política industrial de AMLO sería el de subir el contenido nacional de las manufacturas que se exportan.

Read More...

‘Robotizan’ tareas de los contadores

Al cumplirse ayer 111 años del inició de su actividad en México, las tareas mecánicas del contador público, como los asientos en libros, ya las realiza un "robot", por lo que ahora su labor migra para convertirse en consultor contable en medios electrónicos.

Read More...

Deja un comentario:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu